LA DULCE ESPERA

,

espera

LAS EXPECTATIVAS PUEDEN HACER DAÑO

Cuando esperamos algo con  mucha ansia , deseamos que las cosas salgan bien y que el resultado sea positivo. Pasamos los días,  entusiastas, llenos de energía,  contando las horas para que la meta deseada, se haga realidad.  La adornamos en nuestra mente hasta al punto de visualizarla. Nuestra meta esta ahí, delante de nuestros ojos; perfecta, redonda, solo falta alargar la mano y tocarla.

alegria

Pero, ¿qué pasa cuando nuestras expectativas se ven truncadas? ¿Cuando aquello que deseamos sale mal, extremadamente mal? O simplemente …nunca llega. Ni hoy, ni mañana, ni …nunca. La bola de felicidad se va desinflando día tras día, nos sentimos defraudados, olvidados y menguados. Nos sentimos frustrados.  Alargamos la mano, pero en vez de sentir el peso y la textura de eso que tanto anhelamos, encontramos un enorme vacío.

tristeza

El paso de la frustración a la desesperación en muy pequeño y nos invade un sentimiento de impotencia.  ¡Estamos mal con nosotros mismos!

Y, la Ley de Murfy, no tarda en aparecer: Si una cosa te sale mal, tranquilo(a), hay sitio para que otras te salgan mal, también.

La mejor pauta (la que a mi, personalmente, más me ha ayudado) es dosificar la importancia de nuestra meta.

Lo que esperamos que pase, ¿nos cambiará la vida?  ¿Tendrá la misma importancia dentro de…dos meses?  ¿Y, dentro de una año?

Si es que sí, entonces es una meta trascendental y se merece que le demos la importancia merecida. Sí, por cosas significativas, hay que luchar e ilusionarse. Atraer lo bueno. Atraer lo mejor.

Si es que no, entonces hay que ilusionarse lo mínimo. Si nos sale bine, estupendo, si nos sale mal, a por otra meta. No es el fin del mundo. No hay que amargarse, ni atraer lo malo.

Y ahora llegó al propósito de mi post.

¿Cómo manejar la espera? ¿Cómo hacer que parezca dulce, algo que viene con etiqueta de fabrica de amargo?

¿Qué hacer mientras se espera?

  1. Mantenerte activo. No dejar la mente vagar por donde ella quiere. Si nuestro cuerpo y nuestra mente, están  ocupados, tenemos muchas posibilidades de controlar la ansiedad y dominarla. Sal a correr, ordena esos cajones que llevas tiempo deseando, queda con tus amigos, ves al cine, lee un buen libro. Sobre todo esto.
  2. No esperes  que otra gente actué como tú actuarias. Sí de acuerdo, para ti es de vital importancia recibir este correo hoy( puesto que la otra parte así te lo ha indicado), pero si no es así, no te agobies.Puede que la otra parte está muy ocupada y no ha llegado a todo.
  3. Los tempos son diferentes para según que personas. Permita un margen de error.  Permita que la gente cometa errores.
  4. No te limites a tener una única opción. Si es posible no confíes tus ilusiones a una sola persona. Ten a mano un abanico amplio  de posibilidades. Si la espera ha terminado y el resultado no es el deseado, borrón y cuenta nueva. Tu abanico está lleno de un mundo entero por descubrir. Sal y ábrete al mundo.  Y las cosas buenas vendrán.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s